CPMundo

Después de un ciclón devastador, Mozambique, Zimbabwe y Malawi miran a Dios

Después de un ciclón devastador, Mozambique, Zimbabwe y Malawi miran a Dios
El presidente Filipe Nyusi (R) de Mozambique habla con sobrevivientes del ciclón Idai el 20 de marzo de 2019. | Foto: Facebook

Diez días después de que el ciclón Idai dejara al menos 750 muertos y más de 100,000 luchando por sobrevivir en Mozambique, Zimbabwe y Malawi en la costa sudeste de África en el Océano Índico, funcionarios del gobierno y otros se dirigieron a Dios en busca de consuelo en los servicios de adoración el domingo.

La cifra de muertos en Mozambique aumentó a 446 de 417, dijo a Reuters un funcionario del gobierno . Las agencias de la ONU sugirieron que entre 154 y 259 personas murieron a causa del ciclón en Zimbabwe y otras 56 en Malawi.

El presidente Emmerson Dambudzo Mnangagwa de Zimbabwe le dijo a su país durante un servicio en la Iglesia Metodista en Mabelreign, Harare el domingo que el número de muertos estaba aumentando y podría llegar a 200.

"Algunos ciudadanos fueron arrastrados a Mozambique y, debido al estado de descomposición de sus cuerpos, acordamos que serían enterrados en Mozambique. Algunos podrían haber sido arrastrados al océano", dijo a la publicación 24 News . Mnangagwa declaró dos días de luto por las víctimas y le dijo a sus compatriotas que es en momentos en que estas personas deberían mirar a Dios.

"Como personas, no sabemos nada. Solo conocemos algo después de que hubiera ocurrido, pero Dios lo sabe todo, incluso las cosas que vendrán en el futuro. Job perdió a todos sus hijos y riquezas, pero nunca se apartó de Dios". dijo.

"Debemos aceptar esto aunque sea difícil, incluso para mí. A veces le preguntamos a Dios por qué permite que ocurran tales cosas y también si todavía existe. No podemos dirigir a Dios, pero simplemente aceptamos lo que ha hecho. Oremos y busquemos "Cuando todavía podamos, el desastre puede venir en cualquier momento y en diferentes formas. Todos somos pecadores y debemos ir a Jesús cuando aún estemos vivos", continuó.  

En Mozambique, incluso mientras el número de muertos continuaba aumentando el domingo, los fieles se reunieron en iglesias devastadas en el devastado puerto de Beira, donde la tormenta de categoría 2 tocó tierra .

"Le pedimos a Jesús que nos proteja, para que esto no vuelva a suceder", dijo a Reuters una mujer cristiana, María Domingas, de 60 años, que sobrevivió a los árboles que se estrellaban en su casa y el agua que llenaba su dormitorio  .

Cerca de 150 miembros de la Iglesia Universal Evangélica en Beira se reunieron para la adoración en el patio de su iglesia a pesar de un daño significativo en su edificio, incluida la pérdida de su techo.

"Puedes ver la fuerza en sus ojos", dijo su pastor de 36 años, conocido como Junior. "A partir de hoy, estamos mirando hacia adelante".

"Solo con Dios podemos avanzar", dijo Rosa Manuel, de 59 años, miembro de la iglesia que perdió una casa que había construido para alquilar.

Funcionarios gubernamentales en Mozambique dijeron que el ciclón había afectado a 531,000 personas y que 110,000 viven en campamentos improvisados.

En el servicio en Zimbabwe, el secretario general de la Iglesia Metodista, el reverendo Jimmy Dube, dijo que era el papel de la iglesia el intervenir en tiempos de dolor. "Las víctimas han recibido alimentos, ropa y todas las cosas materiales, pero la iglesia debería ayudarlos a aceptar el dolor, para que no se derrumben", dijo Dube.

"La gente está tratando de llegar a un acuerdo con el dolor y la ira. Le están preguntando a Dios por qué sucedió esto y por qué Él permaneció en silencio y nunca los alertó. Algunos incluso están preguntando si hay un Dios, mientras que otros preguntan a Dios por qué las personas han perecido". inundaciones cuando hizo un pacto de que no destruirá a la humanidad mediante inundaciones ", continuó." No tenemos respuestas. Hoy es un día importante ya que permite la curación. No podemos continuar como si nada hubiera pasado. Nos hemos reunido para expresar nuestro dolor y Dios nos curará del trauma. La iglesia debería ayudarnos a recoger los pedazos rotos ".