CPMéxico

Iglesias Defienden a Solicitantes de Asilo Mientras Trump Envía 5.200 Tropas Contra la 'invasión' de Caravanas de Inmigrantes

Las iglesias en los Estados Unidos han defendido a los solicitantes de asilo y se han opuesto a la acción militar en la frontera de Estados Unidos y México, ya que el presidente Donald Trump envió 5,200 tropas adicionales contra la caravana de migrantes.

Varios grupos caritativos católicos romanos, incluidos Catholic Relief Services y Catholic Charities USA, se manifestaron en una declaración oficial emitida por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos que pedía una acción humanitaria hacia los solicitantes de asilo, muchos de los cuales vienen de Honduras.

"Si bien las naciones tienen el derecho de proteger sus fronteras, este derecho conlleva responsabilidades: los gobiernos deben hacer cumplir las leyes de manera proporcional, tratar a todas las personas con humanidad y proporcionar el debido proceso", declararon las organizaciones benéficas.

"Afirmamos que buscar asilo no es un delito. Instamos a todos los gobiernos a respetar el derecho internacional y las leyes nacionales vigentes que protegen a quienes buscan un refugio seguro y asegurar que todos los que regresan a su país de origen estén protegidos y repatriados de manera segura". adicional.

"Además, abogamos firmemente por las continuas inversiones de EE. UU. Para abordar las causas subyacentes de la violencia y la falta de oportunidades en América Central. Nuestra presencia en todo el continente americano nos ha convencido de que la migración es un problema regional que requiere una solución integral y regional. el único enfoque no aborda ni resuelve las causas principales que causan que las personas huyan de sus países en busca de protección ".

Como Trump le dijo a Fox News el lunes, las 5,200 tropas de apoyo adicionales desplegadas en la frontera sur de Estados Unidos tratarán de contener la ola de migrantes que buscan asilo, y se asegurarán de que se siga el debido proceso y que nadie ingrese ilegalmente al país.

"Cuando son capturados, no los dejamos salir", le dijo Trump a la anfitriona de Laura, Ingraham. "No los estamos dejando salir ... No estamos atrapando, no estamos lanzando ... No los estamos dejando entrar a este país".

"Vamos a instalar carpas en todo el lugar", describió el presidente las acciones que se deben tomar. "No vamos a construir estructuras y gastar ... cientos de millones de dólares. Vamos a tener tiendas, serán muy agradables, esperarán y si no consiguen asilo, se van ".

Una ola de migrantes que se aproxima a Estados Unidos, huyendo de la violencia y la crisis económica en Centroamérica, incluye a unas 4.000 personas. Se dice que cientos más están migrando también en una segunda ola.

Como lo ha hecho en el pasado, Trump afirmó que hay delincuentes peligrosos escondidos entre las masas migrantes.

"Muchos miembros de pandillas y algunas personas muy malas se mezclan en la caravana que se dirige a nuestra frontera sur", dijo el presidente.

"Por favor, regrese, no será admitido en los Estados Unidos a menos que pase por el proceso legal. ¡Esto es una invasión de nuestro país y nuestro ejército lo está esperando!" él advirtió.

La junta directiva de la Junta General de la Iglesia y la Sociedad de la Iglesia Metodista Unida emitió una declaración el día del anuncio de tropas adicionales, que fue adoptada luego de su reunión la semana pasada.

"Una delegación de cuatro de nuestros miembros viajó a la frontera de EE. UU. Y México para comprender mejor las causas fundamentales de la migración, el derecho al asilo y la criminalización de los migrantes", dijo la declaración de la UMC.

"Todos los líderes religiosos, sin fines de lucro y gubernamentales que nuestra delegación se reunió compartieron una gran preocupación y temor de que las tropas estadounidenses se desplieguen en respuesta al grupo de migrantes que viajan a través de México hacia la frontera de Estados Unidos y México", agregó.

"Por lo tanto, nos alarmó saber que la administración probablemente enviará tropas de Estados Unidos a la frontera entre Estados Unidos y México".

La iglesia continuó afirmando que denuncia y "se opone al aumento de las reacciones xenófobas, racistas y violentas contra los migrantes en los Estados Unidos, y apoya todos los esfuerzos para construir relaciones entre las personas, en lugar de construir muros entre diversas etnias y culturas".

El grupo de ayuda evangélica World Relief se hizo eco de los sentimientos y retwitteó una publicación anterior de agosto, escribiendo:

"La ley de los EE. UU. Otorga el derecho a que cualquier persona que busque asilo en los EE. UU. Tenga acceso a un puerto de entrada designado. Estamos comprometidos a proteger los derechos de los inmigrantes que buscan refugio legalmente en los EE. UU., Asociándose con organizaciones para ofrecer servicios legales a las familias que buscan asilo."

Los conservadores, incluido el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, también han argumentado que las olas migratorias son un intento de "invasión", sin embargo.

"Estados Unidos es genial porque los inmigrantes lo ayudaron a mejorar, pero lo que se está gestando en la frontera NO es la inmigración, ¡es una invasión! @RealDonald Trump no puede permitir que las personas superen las fronteras", escribió Huckabee en Twitter la semana pasada.