CPVida

Sobrevivientes de disparos en clubes nocturnos: movimiento del Espíritu Santo 'nace' entre personas ex LGBT

Sobrevivientes de disparos en clubes nocturnos: movimiento del Espíritu Santo 'nace' entre personas ex LGBT
El club nocturno Pulse, sobrevivientes de disparos, Angel Colon (L) y Luiz Javier Ruiz (R), hablaron en la Marcha de la Libertad en el Teatro Sylvan en Washington, DC el 25 de mayo de 2019. | Foto: Christian Post

WASHINGTON - Dos sobrevivientes de los disparos en masa en el club nocturno Pulse de 2016 que ya no se identifican como homosexuales están invitando a los cristianos a arrepentirse de cómo la iglesia ha tratado a personas identificadas con LGBT en el pasado.

Antes de aproximadamente 200 personas en el Teatro Sylvan, cerca del Monumento a la Marcha por la Libertad de Washington, Ángel Colón y Luis Javier Ruiz compartieron parte de sus propios viajes fuera de la vida homosexual y hacia el Reino de Dios. Hicieron un punto para ofrecer el arrepentimiento y pedir perdón en nombre de la iglesia a las personas identificadas por LGBT, expresando su corazón para alcanzar y creyendo que un movimiento del Espíritu Santo está a la mano.

Tomando el escenario juntos en el calor de 80 grados, Colón enfatizó que Dios les ha dado a los creyentes la autoridad para sacudir los cimientos de la capital de la nación y proclamar a la nación que "el cambio es posible en Cristo".

Incluso cuando el tirador disparaba a decenas de personas esa noche en el club nocturno de Orlando, Colón recurrió a esa autoridad. Cuando las balas volaron y los cuerpos empezaron a caer a su alrededor, recurrió a la fe en la que fue levantado y comenzó a declarar que no iba a dejar el club nocturno muerto. Colón recibió varios disparos esa noche y no pudo moverse.

"Mientras estaba en el suelo ... oré al Señor. Y empecé a hablar proféticamente [sobre] mi vida y dije: 'Señor, no voy a dejar este edificio muerto esta noche. Me prometiste que tenía un propósito en la vida Me prometiste que había un ministerio en mi futuro ", dijo Colón.

"Prometiste a mi madre que [el] bebé dentro de su vientre era especial y tenía un propósito en su vida. Así que esta noche no me voy de aquí muerto, Señor. Me voy de aquí con vida. Y cuando me vaya de aquí con vida, me voy". para adorarte por el resto de mi vida ".

Él elaboró ​​que la verdadera liberación y libertad en Cristo significa que cuando la tentación de pecar llega, como lo hace, a enfrentarla y decir: "No te quiero, quiero a Jesús".

Colón conoció a Ruiz la noche del tiroteo del Pulso y no tenía idea de que, casi tres años después, estarían juntos en el ministerio, un ministerio llamado  Identidad Sin Miedo .

"Hemos aprendido qué es la verdadera paz. Hemos aprendido qué es la verdadera felicidad. Hemos aprendido qué es el verdadero amor en Jesucristo, que nuestra identidad no está en nuestra sexualidad, sino en Jesús", dijo.

Un movimiento de Dios está a la mano entre aquellos que han sido liberados del pecado sexual, aquellos en la Marcha de la Libertad destacaron.

Ruiz, quien también nació en un hogar cristiano y se crió en la fe, dio crédito a sus padres por su fidelidad.

"La razón por la que estoy aquí es porque tuve una madre y un padre que nunca comprometieron el Evangelio, que oraron y oraron y no creyeron en mi situación sino en mi destino", dijo Ruiz, recibiendo vítores de la multitud.

"No era una cosa gay para ser heterosexual. Era una cosa perdida para ser salvada", dijo.

"Una cosa que tiene el LGBTQ, y es realmente bueno, es que no pudieron elegir. No es como si el Enemigo viniera a mi cama y dijera 'Oye, completa estas listas de pecados y vamos a trabajar con ellos por el resto de tu vida '. No, no pude elegir. Pero la Palabra de Dios ahora me muestra que ahora puedo responderle ".

Ruiz agregó: "Aunque podría estar tentado todos los días, elijo a Jesús. Porque él es el único hombre en mi vida. Es el único hombre que no se acostó con mi mejor amigo. Es el único hombre al que le he sido leal. Yo. Su nombre es Jesús, y eso es lo que yo elijo ".

Los sobrevivientes de los disparos de Pulso se arrodillaron y llevaron a los reunidos en una oración de arrepentimiento identificativo, pidiéndole a la comunidad LGBT que perdonara a la iglesia por las generaciones anteriores de rechazo y maltrato de ellos en años pasados.

"Queremos pedir perdón por cómo te han tratado. Este es un nuevo día, bebé. Y nos estamos enamorando, estamos entrando en una relación. Vamos a venir con Jesús", declaró.

"Padre, le agradezco por lo que está a punto de hacer en América ... Creo que algo está naciendo aquí hoy. Señor, queremos que vuelva a la vanguardia de América mientras estamos en la vanguardia de la sociedad y Cultura."

Colón le dijo a The Christian Post en una entrevista después de sus palabras el sábado que "Dios nos ha dado autoridad y poder para enfrentarnos a cualquier otra cosa que no esté en Su voluntad. Y ese cambio es posible".

Joshua-Perez Rijos, quien es de Orlando pero no estuvo presente en Pulse esa noche, aún es parte de Fearless Identity y viajó a Washington para ser parte de la Marcha de la Libertad, comentó que este movimiento se trata de equipar a la iglesia para que vuelva a amar. .

"Le va a enseñar a la iglesia cómo amar profundamente, con un amor genuino, un libro de Hechos tipo amor. La iglesia perdió eso debido a la cultura, la religión y la doctrina, pero el Señor se está levantando sobre las personas que saben amar a las personas". De vuelta a la vida ", le dijo a CP.

La primera Marcha por la Libertad, fundada por Jeffrey McCall, un ex prostituto masculino trans-identificado, ocurrió el año pasado en Washington, DC, en el mismo lugar. Una marcha posterior se llevó a cabo en Los Ángeles en el otoño. El próximo mes, la Marcha de la Libertad se llevará a cabo en St. Paul, Minnesota.

El 12 de junio de 2016, Omar Mateen, mató a 49 personas e hirió a otras 53 en un tiroteo masivo dentro de Pulse, un club nocturno gay en Orlando, Florida. La policía disparó y mató a Mateen luego de un enfrentamiento de aproximadamente tres horas.