Recommended

La página actual: Iglesia & Ministerio |
86% de los miembros del coro de una iglesia se infectaron con COVID-19 después de una práctica: informe

86% de los miembros del coro de una iglesia se infectaron con COVID-19 después de una práctica: informe

Miembros del Valle de Skagit en el estado de Washington. | Facebook / Skagit Valley Chorale

Un nuevo informe del Departamento de Salud Pública del Condado de Skagit en el estado de Washington, publicado por los CDC el viernes, muestra la rapidez con la que el coronavirus se propagó después de que una práctica del coro se convirtió en un "evento superespagador" para la enfermedad que infectó al 86% de los miembros asistentes y mató a dos de ellos. 

Ahora, los funcionarios de salud estatales dicen que los hallazgos en el informe, basados ​​en la experiencia de  Skagit Valley Chorale que normalmente ensaya en la Iglesia Presbiteriana de Mount Vernon los martes por la noche y una vez al mes un sábado por la mañana, podrían tener implicaciones significativas para futuras reuniones de la iglesia. 

"Es realmente importante que las personas se den cuenta de que al reunirse, al reunirse, el 86% de ellos podrían enfermarse y los resultados y las consecuencias de eso son difíciles de comprender", dijo el Oficial de Salud del Condado de Skagit, Dr. Howard Leibrand, en un informe de King 5.

El informe del departamento de salud mostró cómo el coral de 122 miembros probablemente estuvo expuesto a un "superremisor" del virus que asistió a la práctica del coro el 3 y 10 de marzo.

“Una persona en la práctica del 10 de marzo tuvo síntomas similares al resfriado a partir del 7 de marzo. Esta persona, que también asistió a la práctica del 3 de marzo, tuvo un resultado de laboratorio positivo para el SARS-CoV-2 por la reacción en cadena de la transcripción inversa-polimerasa (RT- PCR) ", dijo el informe.

De los 78 miembros que asistieron a la práctica del 3 de marzo, 51 o 65.4% de ellos se infectaron con el virus. Todos menos uno de los individuos infectados de la práctica del 3 de marzo se encontraban entre los 60 miembros que también asistieron a la práctica del 10 de marzo, el 86.7% de ellos dieron positivo por la enfermedad. Entre los 21 miembros que solo asistieron a la práctica del 3 de marzo, solo uno de ellos se enfermó.

“La práctica de canto de 2.5 horas proporcionó varias oportunidades para la transmisión de gotitas y fómites, incluidos los miembros sentados uno cerca del otro, compartiendo bocadillos y apilando sillas al final de la práctica. El acto de cantar, en sí mismo, podría haber contribuido a la transmisión a través de la emisión de aerosoles, que se ve afectada por el volumen de la vocalización ”, dijo el informe.

"Ciertas personas, conocidas como superemisores, que liberan más partículas de aerosol durante el habla que sus pares, podrían haber contribuido a esto y previamente reportaron eventos de superpredación COVID-19", agregaron los investigadores.

Explicaron que los hallazgos de este evento muestran "la alta transmisibilidad" del coronavirus, así como "la posibilidad de que los superemisores contribuyan a una transmisión amplia en ciertas actividades y circunstancias únicas".

"Estaban sentados juntos y pasaban tiempo allí y luego cambiaban de silla, compartían bocadillos y podrían haber tocado superficies que otras personas infectadas habían tocado", dijo Lea Hamner, coautora del informe y líder de epidemiología y enfermedades transmisibles en el condado de Skagit. Salud le dijo al Rey 5.

Toda esta actividad ocurrió en un momento en que Skagit Valley aún no había reportado casos, a pesar de que el primer caso de coronavirus se confirmó en el estado de Washington el 21 de enero.

En una declaración del 23 de marzo , la Coral del Valle de Skagit dijo que durante las fechas en que realizaban ensayos, escuelas, restaurantes, iglesias, boleras, bancos, bibliotecas, teatros y otros negocios también permanecieron abiertos.

“El consejo del estado de Washington fue limitar las reuniones a 250 personas. No hubo recomendaciones del Departamento de Salud del Condado de Skagit con respecto al tamaño de las reuniones, pero afirmaron que las personas mayores de 60 años deberían evitar 'grandes reuniones públicas' ”, dijo el grupo.

Aun así, la junta directiva del coral intentó ser cuidadosa. Instaron a todos los miembros a mantenerse alejados de los ensayos el 3 y 10 de marzo si mostraban algún síntoma de enfermedad, sin importar la causa.

También aconsejaron a cualquiera que sintiera que su salud o seguridad estaba en peligro de no asistir.

“Se dejó que cada miembro determinara por sí mismo si asistir. En ningún momento nadie fue presionado para asistir si se sentían incómodos al hacerlo ”, dijo el grupo.

Sin embargo, a pesar de las precauciones tomadas, muy pocos de los miembros del coral se libraron de contraer el virus.

Como resultado de la alta transmisibilidad del virus, los investigadores recomiendan que las personas eviten el contacto cara a cara con otras personas, no se reúnan en grupos, eviten lugares llenos de gente, mantengan distancia física de al menos 6 pies para reducir la transmisión y usen ropa de tela. Recubrimientos en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener.

Alan Cross, un pastor bautista del sur de California y autor de When Heaven and Earth Collide:  Racism, Southern Evangelicals, and the Better Way of Jesus , argumentó en un artículo de opinión del New York Times el jueves que mientras algunas iglesias están presionando para reabrir a pesar de la falta de una vacuna para el coronavirus, y no hay garantía de que alguna vez haya una vacuna para COVID-19, la mayoría de las iglesias están tomando el virus en serio.

“Si bien los pastores que desafían las órdenes de cierre  han ocupado los titulares, la realidad es que más del 90 por ciento de los pastores y líderes de la iglesia  cumplieron con las órdenes de cierre en marzo  y muchos todavía esperan hasta más tarde en mayo y junio antes de reanudar el culto público, incluso en estados donde las restricciones se están debilitando ", escribió. "La mayoría de los pastores con los que me he comprometido toman seriamente la responsabilidad de navegar esta tragedia nacional con sabiduría, compasión y paciencia".

En Alabama, por ejemplo, aunque la gobernadora Kay Ivey ahora  permite que las iglesias reanuden las reuniones , muchas iglesias en Alabama continúan usando los servicios en línea y planean esperar un poco más antes de reabrir los servicios en persona.

La iglesia más grande del estado, la Iglesia de las Tierras Altas, continuará enfatizando la observación de los servicios en línea y el  pastor Chris Hodges, dijo que no había planes de regresar a la adoración grupal en persona antes del 31 de mayo.

El pastor de Ivey, el reverendo Jay Wolf, pastor de Montgomery First Baptist que le aconsejó sobre temas de seguridad de la iglesia, le dijo a AL.com que cree que no será antes del 31 de mayo antes de que comiencen los servicios en persona. Incluso entonces, dijo, puede que ni siquiera sea seguro para una iglesia grande reunirse en persona.

El obispo Stephen A. Davis, pastor de la Iglesia Refresh Family Church de 5,000 miembros, anteriormente conocida como New Birth Birmingham, le dijo a AL.com que en este momento, "todavía creemos que es demasiado arriesgado".

"Estamos esperando un par de semanas más para estar seguros", dijo Davis. "El hecho de que el estado reabra negocios no significa que sea seguro reunir a tanta gente".

MÁS POPULAR

Más Church & Ministries on The Christian Post