CPMundo

Ataques de ISIS regresan en Irak; Andrew White advierte que los yihadistas 'parecen más empoderados' que antes

Ataques de ISIS regresan en Irak; Andrew White advierte que los yihadistas 'parecen más empoderados' que antes
Militantes combatientes islamistas ondean banderas mientras participan en un desfile militar por las calles de la provincia de Raqqa, en el norte de Siria, el 30 de junio de 2014. Los combatientes celebraron el desfile para celebrar su declaración de un "califato" islámico después de que el grupo capturara territorio en el vecino Iraq, dijo un servicio de monitoreo. El Estado Islámico, una rama de Al Qaeda anteriormente conocida como Estado Islámico en Irak y el Levante, publicó imágenes en línea el domingo de personas que ondeaban banderas negras desde automóviles y sostenían armas en el aire, dijo el servicio de monitoreo del SITIO. | (Foto: Reuters / Stringer)

Mientras los musulmanes celebran el mes sagrado islámico del Ramadán y los gobiernos tratan de combatir la propagación de COVID-19, ha habido un resurgimiento de ataques mortales por parte del Estado Islámico en Irak durante dos años después de la derrota territorial del grupo. 

Según los informes, los militantes alineados con el grupo yihadista han lanzado una serie de ataques en la última semana mientras intentan aprovechar las brechas en la protección de seguridad en Irak. 

Los ataques en las provincias iraquíes de Diyala y Salahuddin han provocado la muerte de personal de seguridad y también han dañado fuentes de electricidad. 

"Entre todas las noticias del Virus Corona no se ha mencionado la crisis masiva en Irak", advirtió a sus seguidores en Facebook Andrew White, un vicario anglicano que pasó años sirviendo en Bagdad . "Muchas personas han sido asesinadas por disparos y morteros. El triste hecho es que ISIS ha regresado en vigor".

"Algunos amigos políticos dicen que es como ISIS regresando con esteroides", agregó White. "Parecen más empoderados ahora que nunca. Necesitamos una oración seria para que se restablezca el orden. Las cosas son realmente desesperadas".

Los ataques están creando temor de que el grupo militante esté resurgiendo a medida que los gobiernos están dedicando sus recursos a combatir la propagación del nuevo coronavirus, según The Military Times .

Desde su derrota territorial a fines de 2017, el Estado Islámico había perdido la capacidad de llevar a cabo operaciones militares a gran escala. El grupo también se ocultó con informes de que los militantes ahora están acuartelados en cuevas ubicadas en el norte de Irak . 

"Es una amenaza real", dijo Qubad Talabani, viceprimer ministro de la región kurda del norte de Irak, al medio de comunicación. "Nos están movilizando y matando en el norte y pronto comenzarán a atacar a Bagdad". 

Según Talabani, el Estado Islámico se está aprovechando de una "brecha" entre las fuerzas kurdas y el ejército iraquí en Irak. 

El miembro del consejo de Salahuddin, Subhan Jiyad, dijo a Al-Monitor que el primero de varios ataques del Estado Islámico en un período de 24 horas comenzó justo antes de que el devoto personal de seguridad musulmán disfrutara de una comida antes del amanecer el sábado 2 de mayo. 

Otra fuente que no fue nombrada dijo al sitio de medios árabes que los habitantes sunitas de la tribu Albu Issa estaban entre los asesinados. 

Según Al-Monitor, el primer ataque ocurrió en la ciudad de Mukashifa, una ciudad de mayoría sunita que se encuentra en una carretera que une Bagdad con Tikrit. La ciudad está al noroeste de la ciudad de Samarra, que no solo contiene un sitio de peregrinación para musulmanes, sino que también es la ciudad natal del fallecido líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi.

"Seis miembros de las Unidades de Movilización Popular locales murieron en el ataque en un puesto de control", explicó Jiyad. "Luego, cuando se enviaron refuerzos, tres más fueron asesinados por un dispositivo explosivo improvisado establecido por IS".

Middle East Eye informa que el ataque cerca de Samarra comenzó en las primeras horas de la mañana cuando seis combatientes de seguridad juveniles, que estaban preparando su comida antes del amanecer, fueron quemados y asesinados por militantes del Estado Islámico. 

Después de colocar artefactos explosivos que mataron a tres más, los combatientes del Estado Islámico atacaron una estación de policía alrededor de las 9 pm esa noche en el pueblo de Diyala en Zaghaniya, a unas 35 millas al norte de Bagdad. 

La Célula de Medios de Seguridad de Iraq reveló que al menos cuatro policías murieron en el ataque y otros 10 resultaron heridos.

La célula de los medios dijo el domingo que el Estado Islámico atacó a las fuerzas de la UGP ubicadas al sur de la ciudad de Tikirt, a unas 96 millas de Bagdad. 

Aunque algunos temen que los ataques puedan ser un indicio de que el grupo está tratando de recuperar un punto de apoyo en Irak, un oficial militar que habló con Middle East Eye dijo que "las dos operaciones no fueron de alto perfil y no significaron que IS haya recuperado su posición". capacidad para llevar a cabo operaciones importantes ".

El oficial culpó a las fuerzas de seguridad de "negligencia y relajación" por permitir que ocurrieran tales ataques. 

"Siempre se repite el mismo error", dijo el alto oficial militar. "La calma genera relajación, la velocidad crea confusión y los dos conducen al desastre".

Según Newsweek, los enfrentamientos entre el PMF, una coalición patrocinada por Iraq de unas 40 milicias y combatientes del Estado Islámico continuaron hasta el lunes en Salahuddin y en otras partes de Irak . 

La serie de ataques del Estado Islámico se produce después de que Estados Unidos haya reducido su presencia de tropas tanto en Siria como en Irak. También se produce cuando las actividades militares de Turquía contra los rebeldes kurdos en Siria están obstaculizando los esfuerzos del Estado contra-islámico de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, según Military Times. 

En Siria, también se dice que el Estado Islámico es responsable del asesinato de seis soldados que murieron cuando su vehículo golpeó una mina terrestre en la provincia de Homs, según informó el jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. 

Según los informes, el 9 de abril, combatientes del Estado Islámico atacaron puestos controlados por el gobierno cerca de la ciudad de Sukhna en la provincia de Homs. Según Military Times , 32 soldados y 26 combatientes del Estado Islámico fueron asesinados durante dos días de combates en la ciudad. 

La inteligencia militar del Reino Unido había informado que un grupo de extremistas del Estado Islámico se estaba escondiendo en una serie de cuevas al noreste de Bayji, una ciudad iraquí a unos 130 kilómetros al norte de Bagdad. 

En un comunicado de prensa el miércoles, la Royal Air Force anunció que dos de sus aviones Typhoon FGR4 se unieron a aviones estadounidenses para atacar las cuevas en el noreste de Irak el 28 de abril. 

"Los Tifones arrojaron bombas Paveway IV guiadas con precisión y alrededor de [10 estados islámicos] murieron en el ataque conjunto entre el Reino Unido y los Estados Unidos", dijo la Real Fuerza Aérea. “La incursión se llevó a cabo después de la inteligencia que había identificado la ubicación de la celda Daesh, que operaba en las montañas Hamrin, al noreste de la ciudad iraquí de Bayji. Los aviones de la RAF apuntaron a seis cuevas, mientras que los ataques estadounidenses se llevaron a cabo en otras cuatro cuevas.