CPMundo

El ejército rebelde de Myanmar libera aldeanos cristianos cautivos durante 6 meses

El ejército rebelde de Myanmar libera aldeanos cristianos cautivos durante 6 meses
Cristianos en Birmania en esta foto sin fecha. El | (Foto: Comisión de los Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional)

La facción rebelde del ejército de Arakan en Myanmar liberó a 52 aldeanos de la comunidad predominantemente cristiana de Khumi en el estado occidental de Chin después de que fueron detenidos durante seis meses en un campamento fronterizo.

Radio Free Asia  informó  el lanzamiento la semana pasada, citando a un pastor local y al ejército de Arakan. Los aldeanos de Khumi fueron secuestrados en febrero de sus comunidades luego de una batalla con las tropas militares de Myanmar. 

Aunque el Consejo Consultivo de Asuntos Khumi acusó al Ejército de Arakan de tomar a los aldeanos por la fuerza, el grupo rebelde negó con vehemencia esa acusación. 

En abril , un portavoz de la facción rebelde dijo que el ejército de Arakan ayudó a los aldeanos a huir a un lugar seguro después de luchar en el municipio de Paletwa de Chin. El portavoz afirmó que el ejército de Arakan no tomó a los aldeanos por la fuerza. 

Inicialmente, se dijo que 54 aldeanos habían sido detenidos por el ejército de Arakan, pero dos aldeanos pudieron escapar. 

El presidente de KACC, Kyaw Nyein,  dijo en abril  que los aldeanos que escaparon dijeron que el resto de los aldeanos estaban detenidos en un puesto avanzado del ejército de Arakan a lo largo de la frontera de Myanmar, India y Bangladesh. 

Según Radio Free Asia, el ejército de Arakan liberó a los aldeanos de Khumi y los envió a los líderes de la comunidad en la aldea de Ohnthee Wa. Se espera que los aldeanos liberados se queden en un campamento de desplazados internos en Meezar. 

"Dijeron que todos habían sido liberados", dijo el pastor Moses a Radio Free Asia. 

La liberación de los aldeanos fue elogiada por el organismo de vigilancia de persecución y organización benéfica internacional Christian Concern. 

"Para los cautivos de Chin que fueron retenidos en contra de su voluntad durante meses, esta es definitivamente una noticia alentadora de que finalmente podrían regresar a casa", dijo la gerente regional de ICC, Gina Goh, en un  comunicado . "Nos alegramos con ellos y sus seres queridos. Sin embargo, los AA no deberían haberlos tomado en primer lugar. Los civiles tienen derecho a vivir sin temor a pesar de los continuos conflictos armados entre los AA y Tatmadaw [militares de Myanmar]".    

Según el  Proyecto Joshua , la comunidad Khumi en Myanmar tiene una población de aproximadamente 66,000 habitantes, con un 80 por ciento cristiano. 

Myanmar, un país de mayoría budista, se ubica como el décimo octavo peor perseguidor de cristianos en el mundo, según la Lista Mundial de Vigilancia 2019 de Open Doors USA. 

Open Doors  advierte  que las iglesias están siendo atacadas incluso en estados predominantemente cristianos como Kachin, Karen y Shan. Con el aumento de los combates en 2018 en lugares como el estado de Kachin, Open Doors estima que más de 100,000 cristianos han sido obligados a abandonar sus hogares como desplazados internos. 

"Y los monjes budistas radicales, generalmente tolerados por el gobierno, han invadido las propiedades de la iglesia y construido santuarios budistas en las instalaciones de la iglesia", se lee en una hoja informativa de Puertas Abiertas. "Cualquiera que se desvíe de la herencia budista es considerado como un extraño y potencialmente peligroso".

El año pasado, se  informó  que hasta 90 líderes cristianos fueron detenidos por el Ejército del Estado Unido Wa, otra facción rebelde en el este de Myanmar. Además, se dijo que más de 50 iglesias fueron clausuradas. 

En el estado de Kachin, se informó en julio pasado que el ejército de Myanmar había  bombardeado 60 iglesias  y reemplazado algunas de ellas con pagodas budistas. 

El Departamento de Estado de los EE. UU. Ha designado a Myanmar como un "país de particular" preocupación por las graves violaciones de la libertad religiosa. 

La comunidad rohingya predominantemente musulmana en el estado de Rakhine, en el norte de Myanmar, ha enfrentado lo que los defensores llaman un "genocidio"  planificado sistemáticamente  por el ejército de Myanmar.

Debido al  ataque militar  de sus comunidades en 2017, cientos de miles de rohingyas se han visto obligados a huir como refugiados a la vecina Bangladesh.

Esta semana, un informe de investigación de las Naciones Unidas   llamó a la comunidad internacional a "cortar los lazos con el ejército de Myanmar y la vasta red de compañías que controla y en las que confía".

El informe de la ONU detalla cómo el ejército de Myanmar se beneficia de los acuerdos comerciales nacionales y extranjeros para reforzar su capacidad de llevar a cabo "violaciones graves de los derechos humanos con impunidad". 

La misión de investigación de la ONU también pidió la imposición de un embargo de armas, ya que más de 14 empresas de siete naciones han suministrado armas a Myanmar desde 2016. 

"Durante este período, los militares llevaron a cabo violaciones extensas y sistemáticas de los derechos humanos contra civiles en los estados de Kachin, Shan y Rakhine, incluida la deportación forzada de más de 700,000 rohingya étnicos a Bangladesh", explica el informe.