CPMundo

Un desertor de Corea del Norte dice que toda la familia de su primo fue ejecutada por compartir el Evangelio

Un desertor de Corea del Norte dice que toda la familia de su primo fue ejecutada por compartir el Evangelio
El desertor norcoreano, Illyong Ju, habla con la prensa en la Conferencia Ministerial del Departamento de Estado de EE. UU. Para Promover la Libertad Religiosa en el Edificio Harry S. Truman en Washington, DC, el 17 de julio de 2019. | Christian Post

WASHINGTON - Un desertor norcoreano explicó cómo es vivir como cristiano en Corea del Norte, y le contó al presidente Donald Trump y al ministerio de libertad religiosa del Departamento de Estado sobre la ejecución de la familia de su primo por compartir el Evangelio. 

Illyong Ju estuvo entre los casi 30 sobrevivientes de persecución religiosa que se  reunieron con el presidente en la Casa Blanca el miércoles pasado. Horas antes compartió su historia y la de otros desertores norcoreanos con los medios de comunicación reunidos en el edificio Harry S. Truman.

Ju nació en Corea del Norte en 1996 y era el menor de tres hijos. Dijo que a lo largo de su infancia, sus padres escucharon transmisiones de radio extranjeras durante más de 10 años, un acto ilegal en el país autoritario liderado por el régimen de Kim.

Según el Departamento de Estado, escuchar la radio inspiró a la familia a buscar una nueva fe. Más tarde, los padres de Ju decidieron que sería mejor desertar de Corea del Norte para que pudieran ser libres de vivir sus creencias. 

El padre de Ju huyó a Corea del Sur a mediados de la década del 2000. Aproximadamente un año después, en 2008, Ju, su madre y su hermana huyeron juntas. Se unieron a su padre en Corea del Sur en 2009 después de un largo viaje. La familia se estableció en Seúl y, en 2012, la hermana mayor de Ju se unió a ella y completó la reunificación de su familia. 

"Después de llegar a Seúl, tuvimos un momento difícil en Corea del Sur", dijo Ju. "Después de la recuperación, decidimos que esperamos difundir el amor de Dios a las personas en Corea del Sur".

Ju les contó a los reporteros lo que otros desertores le han contado después de escapar de Corea del Norte y cumplir una condena en los notorios campos de prisioneros políticos o en las cárceles generales. 

"Si te refieres a los comentarios de los fugitivos, las condiciones son muy severas", dijo. “Por ejemplo, a las mujeres no se les proporciona ningún medicamento cuando están dando a luz. Tienen que perder a la fuerza a sus bebés. En términos de comida o provisión, solo se les da una porción muy pequeña de maíz ".

“Por ejemplo, si hay una cicatriz o un daño en la piel, no hay medicamentos. "Tienen que usar los insectos de los cadáveres, secarlos y ponérselos como medicamento", detalló. 

Ju le dijo a los reporteros que toda la familia de su tía fue llevada a un campo de prisioneros político solo porque el suegro de su tía era un cristiano. 

"Era la familia de mi primo, todos fueron ejecutados por compartir el Evangelio", agregó Ju.

Dijo que tres líderes de la iglesia que eran responsables de las misiones en Corea del Norte también fueron enviados a campos de prisioneros políticos. 

Corea del Norte ha calificado durante los últimos 18 años como el peor país del mundo en lo que respecta a la persecución cristiana en la Lista Mundial de Vigilancia de Open Doors USA . Miles y miles de norcoreanos son encarcelados en estos campos, ya sea por ser cristianos, hablar en contra del régimen o tratar de desertar del país. 

A pesar de que miles fueron encarcelados y torturados por su fe, Ju dijo que las actividades cristianas todavía están ocurriendo dentro de los campos de prisioneros. 

"Según mi compañero de trabajo que ahora vive en Corea del Sur, cuando estaba en prisión, no podía cantar ni expresar su cristianismo", dijo. “Pero ella pudo hacer creer a un par de personas dentro de una prisión en [Cristo] y con el silencio. Con el contacto visual, pudieron transmitir [el Evangelio]. Ella dijo que su experiencia allí en la cárcel, a pesar de que su situación era difícil, se sentía como si estuviera en el cielo ". 

En la reunión con Trump, Ju le dijo al presidente que, independientemente de la situación, los norcoreanos siguen adorando. 

"A pesar de la persecución de Kim Jong Un, los ciudadanos norcoreanos, quieren el Evangelio y quieren adorar ahora", aseguró Ju a Trump. "Están adorando en iglesias subterráneas en este momento".

Ju enfatizó que quiere que el mundo sepa sobre la persecución que está sucediendo a los norcoreanos. 

En la reunión ministerial, el vicepresidente Mike Pence dijo en su discurso el jueves pasado que la persecución que se está produciendo en Corea del Norte es peor que lo que está ocurriendo en la vecina China , donde los comunistas persiguen a cristianos, uigures, budistas, Falun Gong y otras minorías religiosas. Gobierno de maneras horribles. 

De hecho, se ha estimado que 1 millón a 3 millones de musulmanes uigures en China occidental han sido secuestrados por el gobierno comunista chino y detenidos en campos de internamiento. 

"Y para todos los desafíos que enfrentan los creyentes en China, el trato que Corea del Norte da a las personas de fe es mucho peor", dijo Pence. "Como informó la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, 'las violaciones de los derechos humanos en la RPDC ... constituyen crímenes de lesa humanidad ... cuya gravedad, escala y naturaleza no tienen paralelo en el mundo contemporáneo'".

“El régimen de Corea del Norte exige formalmente que sus funcionarios actúen para 'eliminar la semilla de los reaccionarios [cristianos] a través de la tortura y el asesinato. La posesión de una Biblia es una ofensa capital ”, dijo Pence. 

"Mientras el presidente Trump continúa persiguiendo la desnuclearización de Corea del Norte y la paz duradera, los Estados Unidos continuarán defendiendo la libertad de religión de todas las personas de todas las religiones en la península de Corea".

Según el Departamento de Estado, a la ministerial asistieron representantes de más de 106 países, alrededor de 30 funcionarios gubernamentales a nivel de ministros extranjeros, cerca de 1.000 líderes religiosos y activistas de la sociedad civil, así como las más de dos docenas de sobrevivientes de la persecución religiosa.