CPOpinión

Según informe, apoyo evangélico blanco de Trump es más ligero de lo que se piensa

Según informe, apoyo evangélico blanco de Trump es más ligero de lo que se piensa
El presidente Donald Trump se reúne con un grupo de líderes evangélicos en la Oficina Oval el lunes 11 de diciembre de 2017 en Washington, DC Se le presentó el "Premio Amigos de Sión". (Foto: Casa Blanca)

El apoyo evangélico blanco al presidente Donald Trump puede no ser tan fuerte como se presume, según expertos en religión y política en los Estados Unidos en un evento de panel organizado por un grupo de expertos conservador.

El American Enterprise Institute, con sede en Washington, DC, organizó un evento de panel el miércoles por la mañana titulado " El derecho cristiano en las épocas de Trump y post-Trump ".

Joanna Piacenza, editora principal de Morning Consult, revisó una nueva investigación realizada sobre las opiniones de los evangélicos blancos y otros grupos religiosos sobre el presidente Trump.

La encuesta de Morning Consult , publicada el miércoles, encontró que los evangélicos blancos tenían menos probabilidades que los republicanos en general de querer que Trump fuera el candidato presidencial en 2020. 

El cincuenta y cinco por ciento de los encuestados evangélicos blancos deseaban que Trump estuviera en lo más alto del boleto presidencial de 2020, con el 20 por ciento respondiendo que no saben o no tienen opinión, el 18 por ciento dijo que el vicepresidente Mike Pence y el 8 por ciento querían otro republicano .

En contraste, el 71 por ciento de los encuestados republicanos quería que Trump ocupara el primer lugar, seguido por el 13 por ciento que quería al vicepresidente Pence, el 10 por ciento dijo que no sabía o no tenía opinión, y el 5 por ciento le dijo a otro republicano.

Esto significó que entre los republicanos en general, hubo una tasa de apoyo 16 por ciento más alta para Trump en ejecución en 2020 que entre los evangélicos blancos.

"Es importante tener en cuenta, sin embargo, que en 2016, los evangélicos blancos votaron por Trump con un margen de 8 a 2", señaló Piacenza durante el evento del panel.

“Entonces, ese 20 por ciento está en línea con lo que vimos hace dos o tres años durante las elecciones. También significa que el 20 por ciento está en juego, que el 8 por ciento podría estar en juego ".

Piacenza señaló que el 55 por ciento de apoyo para Trump de parte de los evangélicos blancos era más alto que los protestantes de línea blanca (41 por ciento), los católicos blancos (42 por ciento) y religiosamente no afiliados (24 por ciento).

Piacenza creía que los evangélicos eran menos propensos que otros grupos religiosos a no apoyar a Trump debido a factores como los evangélicos que sienten que están "perdiendo poder e influencia" y "siendo discriminados".

Publicado el miércoles , los datos de Morning Consult se tomaron de una encuesta realizada entre el 23 y el 24 de abril entre 2,201 adultos. De ese espacio de muestra se obtuvieron 681 encuestados que se identificaron como republicanos y 368 que se identificaron como protestantes evangélicos blancos, con sus respectivos márgenes de error de más o menos 4 puntos porcentuales y más o menos 5 puntos porcentuales.  

David Barker, profesor de gobierno y director del Centro de Estudios Presidenciales y del Congreso de la American University, les contó a los reunidos en el evento del panel sobre cómo el apoyo evangélico para Trump a menudo variaba en función de la participación religiosa.

Barker presentó una investigación a partir de los datos del Grupo de estudio de votantes de 2018 del Fondo de la Democracia, que midieron la favorabilidad de Trump entre los votantes del Partido Republicano por diferentes grupos en una escala de 0 a 1, siendo 1 el que más apoya a Trump, mientras que 0 es el que menos apoya.

Barker dividió a los evangélicos en dos categorías. Los "cristianos evangélicos inactivos", que se suscriben a las creencias evangélicas, pero rara vez asisten a la iglesia, y los "cristianos evangélicos activos", aquellos que se suscriben a las creencias evangélicas y están involucrados en la iglesia.

La investigación encontró que mientras que los "Cristianos Evangélicos Inactivos" tenían una favorabilidad de 0.81 para Trump, los "Cristianos Evangélicos Activos" tenían una favorabilidad de 0.74 para Trump, que era la misma que la categoría de "Seculares" (0.74) pero ligeramente más alta que la "media general ”(0.71).

"Ser religioso en realidad te lleva a apoyar a Trump menos en este grupo", dijo Barker. "El nivel más alto de apoyo que vemos entre las personas religiosas son las personas que se identifican como cristianos nacidos de nuevo, pero en realidad no están haciendo nada al respecto la mayoría del tiempo".

Además de Piacenza y Barker, otros panelistas incluyeron a Emily Ekins, investigadora y directora de sondeos en el grupo de expertos libertarios del Instituto Cato y Emma Green, redactora de The Atlantic que se especializa en política, política y religión.

Daniel A. Cox, investigador en AEI que anteriormente se desempeñó como director de investigación en el Public Religion Research Institute, moderó el panel de discusión.

Durante sus comentarios introductorios, Cox observó que "la relación entre Trump y el movimiento cristiano conservador desafía una explicación fácil".

“Desde los primeros días de la campaña de Trump, una pregunta abierta fue ¿cómo le iría a Trump, un adúltero admitido tres veces casado, entre los conservadores sociales? Bueno, en realidad le ha ido bastante bien ", declaró Cox.

“Incluso en medio de la implacable serie de escándalos y controversias que plagan a la administración Trump, el apoyo evangélico ha sido un punto brillante constante. Es la razón por la que un desafío primario contra Trump probablemente fracasaría si alguna vez se materializara y por qué seguiría siendo un contendiente viable para 2020 ".

El panel tuvo en cuenta múltiples factores, como la sensación de los evangélicos de que se los señala para persecución por parte de la cultura general y la preocupación de los evangélicos por los cambios radicales en la cultura, especialmente en temas como el matrimonio gay y la identidad de género. 

Al analizar los factores, Ekins de Cato dijo que Trump, como el ex presidente Ronald Reagan, podía hacer que los evangélicos sintieran que los estaba "cuidando".

“No se trata necesariamente de qué líder político encarna mejor su conjunto particular de valores. Es qué fiesta te está cuidando ", explicó Ekins.

"Creo que Trump les comunicó eso a ellos. Ronald Reagan tampoco fue personalmente la persona más religiosa ... pero habló con personas religiosas y dijo: 'usted tiene autoridad moral. Tus creencias son importantes y voy a defender eso en el campo de la política. Y creo que Trump hizo algo similar ".

En marzo, un análisis del Pew Research Center encontró que el apoyo evangélico blanco había caído 9 puntos porcentuales entre febrero de 2017 y febrero de 2019, pasando de 78 por ciento a 69 por ciento.

La disminución de 9 puntos representó la mayor disminución en el apoyo de los grupos religiosos encuestados por Pew para su informe, con el segundo más grande entre los católicos blancos, que pasó de 52 por ciento en 2017 a 44 por ciento en 2019.

"Una encuesta de agosto de 2018 encontró que aproximadamente la mitad de los evangélicos blancos  no  creen que Trump haya establecido un alto estándar moral para la presidencia desde que asumió el cargo",  explicó Pew en su informe de marzo.

“Algunos líderes evangélicos prominentes, como Rick Warren, pastor de la Iglesia Saddleback, han expresado ambivalencia sobre Trump y preocupación por algunas de sus políticas. Otros, como Beth Moore, fundador de Living Proof Ministries, se oponen abiertamente al presidente ".